Archivo mensual: septiembre 2011

La cesión de derechos de autor: ¿exenta del IVA?

Muchos autores se preguntan si tienen que repercutir el IVA en sus facturas emitidas a las editoriales. Algunas les exigen la repercusión del impuesto (así como la oportuna retención a efectos del IRPF) mientras que otras sólo les indican que con la retención es suficiente. En este artículo tratamos la exención a efectos del IVA de la cesión de derechos de autor.

 
Lo primero que ha de tenerse claro es que, efectivamente, este tipo de operaciones es un hecho imponible a efectos del IVA clasificándose como una prestación de servicios, tal y como indica el artículo 11 en su apartado 2.4 de la Ley del IVA.

Sabiendo que es un hecho imponible prestación de servicios, el siguiente paso es confirmar la exención o no de este tipo de operaciones. Así, debemos acudir al artículo 20 de la mencionada ley, en su apartado Uno.26º, que dispone que estarán exentos los servicios profesionales, incluidos aquellos cuya contraprestación consista en derechos de autor, prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores literarios, gráficos y fotográficos de periódicos y revistas, compositores musciales, autores de obras teatrales y de argumento, adaptación, guión y diálogo de las obras audiovisuales, traductores y adaptadores.

Una vez delimitada la exención, debemos acudir al artículo 5 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual para conocer qué se considera autor. Este artículo dispone que autor es la personal natural que crea una obra literaria, artística o científica. Por este tipo de obras debe entenderse cualquier producción relativa a las ciencias, la literatura o el arte en los términos definidos por el Diccionarios de la Lengua Española.

Por su parte, el artículo 11 de este mismo texto refundido considera autores no solamente a los creadores de obras originales sino tambien a los que realizan obras a partir de otras ya existentes (traducciones, adaptaciones, actualizaciones, compendios, etc).

El antecedente legislativo de la exención prevista en el artículo de la Ley del IVA mencionado más arriba lo constituye la Disposición Adicional Tercera de la Ley de Propiedad Intelectual (Ley 22/1987 de 11 de noviembre), que determinaba la exención de los servicios de cesión de ciertos derechos objeto de dicha ley, referidos a las obras tangibles realizadas por determinados autores.

Por otra parte, una de las Directivas (Directiva 91/680/CE) que amplió y modificó la llamada “Sexta Directiva” del IVA autorizaba a España a mantener la exención a los servicios prestados por los autores. La actual Directiva 2006/112/CE establece una cláusula stand still por la cual mantiene esa autorización (en su artículo 376) a la exención de estos servicios en las condiciones establecidas en la legislación en vigor de 1993.

A partir de esta normativa comunitaria, la ley nacional del IVA se limitó a incorporar en el citado artículo 20 la exención incluida anteriormente en la Ley de Propiedad Intelectual (Disposición Adicional Tercera).

En diversas consultas, la Dirección General de Tributos ha considerado que la exención relativa a los servicios prestados por los autores, instrumentados mediante la cesión de los derechos de autor, sólo es aplicable cuando es realizada por personas físicas, no así cuando eran prestados por otro tipo de personas (o, cuando, en realidad se trataba de entrega de bienes, porque el hecho imponible debe ser el de una prestación de servicios). Por tanto, negaba la exención a las prestaciones efectuadas por personas jurídicas u otro tipo de entidades o personas distintas de los autores (por ejemplo, herederos), ya que la propiedad intelectual sólo corresponde a los autores. La DGT, por tanto, limita el ámbito de aplicación de esta exención a “la actuación profesional de los citados autores, ya que el objetivo de dicha exención es el de fomentar la creación cultural, no así el tráfico mercantil derivado de la misma”.

Puede concluirse que estarán sujetas pero exentas del IVA las prestaciones de servicios, consistentes en la cesión de los derechos de la propiedad intelectual efectuadas por los propios autores, personas físicas, a la entidad de gestión de derechos de la propiedad industrial. No así cuando la cesión se efectúe por sujetos distintos de los autores (por ejemplo herederos o entidades mercantiles)

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos en JPB Asesores, Fiscalidad