El primer paso para crear una empresa: ¿Cómo descubrir la idea de negocio?

(Artículos publicado en JPB Asesores.)

 

Ha llegado el momento. Después de mucho sopesar, consultarlo con la almohada, comentarlo con nuestros seres queridos, mostrar nuestras inquietudes con los que nos rodean e incluso reivindicarnos de vez en cuando sobre nuestra capacidad de iniciar un proyecto empresarial, queremos emprender y convertirnos en empresarios. Pero, ¿qué ofrezco? ¿Qué idea de negocio pongo en práctica? ¿En qué se basará mi empresa?

Es importante saber cómo desarrollar la empresa, emprender ligero, el desarrollo de clientes, el design thinking, etc., pero lo primero, al menos para empezar todo lo demás, es la idea, el sector en donde voy a operar, qué voy a ofrecer (o al menos, qué es lo primero que voy a tratar de validar), qué problema creo advertir….

Buscar esta idea no debería ser un juego de una sola tirada. Más bien es todo lo contrario: es un ejercicio en el que iré creando y examinando una sucesión de ideas que iré pensando hasta encontrar la elegida (independientemente, insistimos,  de que luego esa idea pueda ser modificada a través de su testeo en el mercado y su validación, etc.). Es como cuando uno trata de aprender a tocar un instrumento o a dominar una materia, debe practicar.

 

El requisito necesario, en este sentido, es tener la mente abierta para tratar de detectar y advertir los problemas económicos de nuestro alrededor para poder dar nuestra solución empresarial. Y esa búsqueda requiere de un constante estado de alerta para ejercer nuestra perspicacia empresarial.

 

Este estado de alerta es algo abstracto por lo que quizá más de uno no vea en la práctica qué significa y padezca cierto estado de bloqueo. Quizá unos ejemplos de lo que significa ese estado de alerta y continua perspicacia empresarial puedan servir para que más de uno comience a tirar del hilo que finalmente le llevará a lo más importante: empezar.

Listas de ideas

5144239690_1e9c97367d_z

Un ejemplo de cómo desarrollar esta primerísima fase es la de elaborar listas con aquellas ideas que creamos interesantes y, más adelante, dirimir si tienen visos de ser rentables o de ser la elegida. Algunos hablan de hacer listas de manera programada (todas las mañanas listar 10 ideas), teniendo como objetivo principal el acumular un buen número de ideas sobre las que después elegir con los filtros adecuados.

La mejor manera de tener buenas ideas es tener muchas y descartar las malas.

Linus Pauling, Premio Nobel de Química en 1954

Hay otros proponen elaborar varias listas diferentes y luego cruzarlas, buscando algún patrón que ofrezca alguna respuesta. Por ejemplo, una primer lista sobre uno mismo, 5 ó 7 cosas que te gusten, en las que seas bueno o muy bueno. Luego, otra lista en la que enuncies las cosas en las que no eres bueno o que no te gustan. Y después, otra en la que enuncies los productos o servicios que te hacen más feliz en el día a día, te hacen más eficiente,  productivo, o que te dan más tiempo (como hombre, mujer, padre, trabajador, consumidor, o el día a día en el que estés). Posteriormente, piensa lo mismo respecto a tu vida laboral/profesional o empresarial: qué es lo que te gusta o disgusta de ella, o lo que aquellos que te rodean en este ámbito (compañeros, jefes, subordinados…), les gusta o disgusta de ti. Después, busca algún patrón: mira si hay alguna “necesidad” detectada que coincida con algo que “te gusta” y que “se te da bien”.

Áreas de competencia

Otra manera de buscar, y encontrar, alguna idea es acudir a aquellas áreas en las que hayas trabajado de alguna manera y que te permita tener cierto conocimiento especializado, como un hobby o alguna otra actividad que lleves realizando durante tiempo. Lo importante es conocer esa área de la realidad para poder tratar de advertir (una actitud activa) esa idea de negocio.

Conversaciones, tormenta de ideas (brainstorming)

Una de las más frecuentemente fructíferas e interesantes es la de conversar con gente también inquieta o amigos que quieran llevar a cabo una actividad y que tengan perspectivas interesantes y una buena predisposición. Realizar una tormenta de ideas que ofrezca una gran cantidad de ellas para su posterior elección es un muy interesante ejercicio. Esto va unido al imprescindible tema de la formación de un equipo para levantar el negocio. Es probable que con aquellos con lo que realices ese brainstorming sean finalmente el equipo de tu empresa (otro tema es cómo debería ser ese equipo).

3925133885_e46d1b2a50_b
La observación del entorno

Ese estado de alerta empresarial es, muy en parte, ser observador, en cualquier actividad. Ese estado de alerta es un estado de observación desde la óptica de un empresario, que busca problemas económicos que solucionar.

Google, foros, blogs, etc, son medios online (la realidad se ha aumentado) que hoy en día se añaden a los tradicionales de la realidad del día a día, en donde observar y buscar problemas y necesidades.

El día a día

Relacionado con lo anterior, piensa en todas las cosas que haces más de una vez a lo largo del día. Todas estas son susceptibles de generar productos (por ejemplo, más de un hombre habrá pensado en afeitarse en la ducha, y a tal necesidad se le ha dado respuesta, con el consiguiente ahorro de tiempo, etc.).

Examinar los productos que más uses en el día a día, y de los que sueles quejarte por encontrar en ellos algún defecto significativo es una buena forma para rastrear ideas de negocio.

Crea “clones”

Esta opción es algo más ambiciosa. Se trata de “copiar y pegar” empresas presentes en otros mercados y ver si pueden ser implantables en “tu mercado”. Como ejemplo, los hermanos Samwer, que han ido creando clones de grandes negocios que luego han ido vendiendo a grandes empresas. Concretamente, crearon Alando que luego vendieron a  eBay, CityDeal que vendieron a Groupon, y algunas más, etc).

Hay que tener en cuenta de las dificultades específicas de estos proyectos, que deben elegir mercados grandes pero poco competitivos, con un objetivo claro de ganar cuota de mercado (muchos recursos para adquirir clientes) para ser líderes y así poder vender la compañía (por ejemplo, a las empresas a las que se clona).

Recombinación de ideas

Igual que en el caso de los listados, las ideas también pueden ser combinadas para crear unas nuevas que aprovechen sinergias no descubiertas. Ideas de un tipo con las de otro pueden dar como resultado otro tipo de posible negocio. Las combinaciones son infinitas, aunque todas deberán ser seleccionadas y validadas.

¿Cómo concretar todo lo anterior?

Tim Ferris (emprendedor e inversor y autor de The 4-Hour Workweek) tiene un estupendoartículo en donde realiza un resumen más o menos sistemático de cómo crear un negocio de un millón de dólares. Lo interesante es que en su opinión no hace falta destinar ingentes cantidades de tiempo para idear el negocio, basta con pocos días (incluso un fin de semana). Independientemente de si lo que dice es posible o automático, etc., contiene información de interés.

Amazon

Un ejercicio práctico que puede realizarse de manera inmediata es el de acudir a Amazon y observar los 15 productos más vendidos. Sobre estos, pensar en posibles productos complementarios a estos. Esto, obviamente, es extrapolable a cualquier página minorista omarketplace importante.

Tendencias

¿Cómo será el mundo de aquí a 3-5 años? Obviamente, cambia muy rápido (sobre todo tecnológicamente), ¿pero en algunos sectores podría imaginar cómo lo hará? ¿En aquellos que sean más estáticos? ¿Qué cambiará? ¿Qué problemas surgirán, por ejemplo, por el mayor uso de las redes sociales, de los teléfonos móviles? ¿Cómo usarlos para tu área local? ¿Cuáles son las tendencias en nutrición? ¿En el audiovisual?

Para concretar más estas tendencias puedes acudir a Google Trends, Google Insights, Facebook Ads, o páginas como Craiglist, eBay. En fin, cualquier portal que te permita, por sus características, observar las tendencias (e incluso pensar en productos complementarios) y el comportamiento de los consumidores. (Luego, puedes tratar de chequear tus ideas en esas mismas páginas. Por ejemplo, si se te ha ocurrido un producto por alguna tendencia detectada, en eBay podrás observar y chequear las tendencias del precio y demanda y te ayudará a fijar precios que podría tener este producto en el que estás pensando.

Inspiración en los nuevos proyectos

También puedes realizar búsquedas de proyectos más financiados o con mayores inversiones del Capital Riesgo (Crunchbase.com, es un ejemplo). Pueden ser fuente de ideas o puedes valorar si este tipo de empresas tendrían su interés para ti y tus circunstancias.

Límites, restricciones

Cualquier tipo de actividad en la que te veas envuelto o te hayas fijado y observes cualquier tipo de inconveniente, algún tipo de restricción en la actividad, piensa en si es posible ofrecer una solución. Por ejemplo, en el caso de las conferencias, la limitación de espacio y la ubicación hace difícil el acceso a muchos posibles usuarios interesados. Habilitar un servicio online resuelve el problema.

Una vez seas capaz de generar ideas, habrás de seleccionarlas y emprender de una manera ligera para tratar de alcanzar el éxito de la forma más barata posible, pivotando las veces que sea necesario hasta encontrar el producto concreto o los consumidores finales de tu negocio.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos en JPB Asesores, Economía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s